¡ABOLICIÓN DE LA MOVILIDAD FORZADA YA!: EL CAMINO A LA CIUDAD SOSTENIBLE EN EL SIGLO XXI

Toluca, Mexico.

El crecimiento poblacional y la concentración urbana hacen imposible mantener los actuales hábitos de movilidad en las ciudades. Ni la tecnología, ni la logística, son capaces de sostener la hipermovilidad de las personas característica del siglo XX en las ciudades del futuro. La antimovilidad surge como la opción sostenible, abriendo grandes oportunidades para mejorar el espacio público.

“No puedes pasar ni un solo día en la tierra sin tener un impacto en el mundo. Lo que haces marca una diferencia, y tienes que decidir qué tipo de diferencia quieres hacer.”

Dame Jane Morris Godall,  etóloga y mensajera de la paz de la ONU.

La concentración de la población en las ciudades multiplicará la población urbana, pues a los nacimientos se suman la migración y la extensión de la supervivencia. Se estima que para 2030 el 60 % de la población total ocupará las ciudades, lo cual significa un crecimiento promedio de 60% de la población en cada ciudad respecto al 2000, para el 2050 será casi el triple. Si los patrones actuales de movilidad acaparan el 80% del espacio público urbano para el transporte y aún así paralizan la ciudad cotidianamente, un escenario similar con el doble de población es absolutamente disfuncional.

Ninguna tecnología de movilidad ofrece la capacidad de movilizar las futuras concentraciones poblacionales los kilómetros promedio que ahora recorre un ciudadano común, la hipermovilidad del siglo XX es absolutamente imposible en el siglo XXI, no solo por razones ambientales o energéticas; no existe espacio suficiente para esta actividad frenética.

Para lograr ciudades funcionales con las concentraciones poblacionales esperadas, debemos migrar de la aspiración de una “movilidad sostenible” a la anti-movilidad. Esto NO significa la reclusión de los ciudadanos en sus viviendas, significa minimizar la movilidad forzada por razones laborales, de estudio y de suministro, que obliga a los ciudadanos a lanzarse a los embotellamientos de tránsito cotidianamente, acaparando su tiempo, agotando sus recursos y minando su salud.

La automatización de las actividades productivas, la disponibilidad de comunicación multimedia y el desarrollo de redes logísticas de distribución de mercancías a domicilio ahora disponibles, hacen factible reducir significativamente los kilómetros recorridos por persona de manera obligatoria, con grandes oportunidades de mejorar la calidad de vida en las ciudades del futuro.

Una comunidad sin movilidad forzada tiene la oportunidad de recuperar el espacio público para la convivencia y el disfrute del espacio abierto más natural, pausado, seguro e inclusivo. Un espacio público de calidad, que aporte significativamente a la calidad de vida y la formación del tejido social en la ciudad del futuro.

Para acelerar el proceso, deberá reformarse la urbanización con múltiples centralidades que conviertan cada barrio en una “micro ciudad” con todos los servicios, en la megaurbe interconectada por el transporte público masivo y los servicios de vehículos compartidos, bien podrían acomodarse vías exclusivas para vehículos autónomos e interconectados en las entrañas de la tierra. Un transporte de alta eficiencia y coordinación logística, para quien desee o necesite moverse a través de la urbe, como se moverán las mercancías que abastecen cada barrio.

La movilidad moderna es insostenible, aún así casi todas las iniciativas para la movilidad futura proponen perpetuarla. Lo nuevo es abandonar la hipermobilidad que la motorización hizo posible, mediante el uso de las comunicaciones, disponibilidad de información y automatización disponible.

Debemos modificar la forma de procurar un futuro posible y sostenible, proponiendo un modelo de organización urbana y transporte que aporte soluciones realizables, convenientes y disponibles, que resulten en la mejora sustancial de la calidad de vida en la ciudad para todos.

¡Antimovilidad ahora!

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.