De la “Movilidad Sostenible” a la Antimovilidad: Contaminación, escases y movilidad

Toluca, México. Grandes retos se han gestando a las puertas del siglo XXI: El crecimiento ilimitado es utópico (hipervínculo). No obstante, 100 años población y consumo seguirán creciendo y otros fenómenos agudizan los problemas de sustentabilidad de la actividad humana.

La motorización del siglo XX, al aumentar la velocidad, confort y seguridad de los traslados contra la movilidad de tracción animal,  permitió la hipermovilidad de individuos y mercancías. Al día una persona común recorre de 30 a 100 kilómetros [i] para desarrollar sus actividades y las mercancías llegan desde cientos o miles de kilómetros [ii] de su origen.

Pero con la hipermovilidad generalizada ha venido:

  • Exacerbado consumo energético
  • Contaminación rampante
  • Acaparamiento del espacio público para el transporte
  • Parálisis de la ciudad en horas de tráfico intenso
  • Aislamiento de los individuos en sus vehículos y entre la multitud de extraños 

Factores de una movilidad que hace crisis en las ciudades y augura un futuro insostenible. Además, un fenómeno social creciente es la urbanización de la comunidad humana. Para el 2050 casi el 70% de la población mundial será urbana [iii] (figura 4). La cuidad es capaz de lograr niveles de eficiencia para enfrentar el reto del crecimiento limitado, pero no como ahora. En la ciudad se acapara hoy el 80% del espacio público para el transporte motorizado [iv], deteriorando la calidad de vida [v] y aún así no evita la congestión del tránsito, una parálisis creciente conforme nuevos vehículos se agregan al parque vehicular, para los que no hay espacio de expansión disponible, poniendo de manifiesto la imposibilidad de prosperar siguiendo la misma estrategia para mover personas y productos.

 

figura 4.

 

La tecnología de motorización y producción de energía con tecnologías “limpias”, no resolverán la parálisis del tránsito y sus consecuencias. Opciones tecnológicas como vehículos compartidos, autónomos y conectados, el perfeccionamiento del transporte público y sistemas de administración logística de la ciudad, permiten agilizar el tránsito de personas y materiales, pero no en la medida necesaria para absorber la movilidad acostumbrada, aunado al incremento de la población urbana y a un elevado costo en calidad del espacio público, particularmente para la población más vulnerable, incapaz de competir. La alternativa para una ciudad sostenible e incluyente es minimizar el movimiento de las personas, lo que llamo ANTIMOVILIDAD.

 

[i] https://www.miituo.com/Blog/cuantos-kilometros-recorre-un-auto-en-la-ciudad-de-mexico
[ii] https://cuesa.org/learn/how-far-does-your-food-travel-get-your-plate
[iii]  https://www.un.org/es/un75/shifting-demographics
[iv] http://ri.uaemex.mx/bitstream/handle/20.500.11799/58552/ELIS%20ROSELLA%20CONTRERAS%20MORALES.pdf?sequence=1&isAllowed=y
[v] http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/67821/1/01.CVVM_1de5.pdf

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.