De la “Movilidad Sostenible” a la Antimovilidad: Educación a distancia

Toluca, México. La experiencia forzada ha sido formidable, cientos, tal vez miles de millones de estudiantes practican el estudio en casa como única alternativa de formación durante la pandemia de COVID-19.

Millares de instituciones improvisaron mecanismos de educación a distancia para todo tipo de asignaturas y especialidades, desde la primaria hasta el más avanzado de los postgrados. Aún con los contratiempos de la improvisación, con las limitaciones que impone la falta de experiencia,  el apego a las formas tradicionales de la cátedra, las deficiencias de infraestructura y habilidades tecnológicas de maestros, estudiantes e instituciones; la experiencia ha sido contundente. La formación académica se puede realizar mayormente a distancia y con ganancias, en casi todo tipo de particularidades.

Puede que te guste o no, puede trastornar las rutinas, exigir atención paternal, causar fatiga y fastidio, pero la experiencia atisba las enormes posibilidades de un cambio radical en la educación escolarizada a favor del estudio en casa. El impacto ambiental, económico, didáctico, social, es brutal en magnitud y portentoso en alcances.

Si bien no es la panacea, un sistema híbrido de formación presencial con fuertes componentes a distancia, resulta potencialmente muy superior a la educación antes de la pandemia. Los medios didácticos son poderosos, la personalización de ritmos y cargas de trabajo entusiasmante, la resiliencia del sistema incomparable y para los problemas de sustentabilidad un sueño.

La educación a distancia casi elimina los obstáculos económicos para llegar a cualquier persona, abre verdaderamente la posibilidad de un alcance universal para toda clase de grupos sociales con solo acceder a un dispositivo electrónico tan común y económico como un celular. A diferencia del enajenante impacto de la segregación del individuo de su comunidad a causa del estudio, la educación a distancia permite la integración del tejido social, la pertenencia y arraigo. Facilita la conservación de la diversidad con el enriquecimiento de los valores universales.

Para aprovecharla en todo sus alcances, se requieren significativas transformaciones del sistema educativo: cambiar de un modelo exclusivamente colectivo sincrónico (todos, lo mismo, a la vez) a uno principalmente asíncrono individualizado; capacitar a los académicos en las habilidades digitales para explotar los enormes recursos didácticos de los medios electrónicos; transformar el modelo de “educación como mercancía” dominante, a un modelo colaborativo de financiamiento público y privado extraordinariamente barato; ajustar los mecanismos de evaluación de capacidades adquiridas y otorgamiento de certificaciones.

Las implicaciones sociales del cambio posible abarcan la inclusión, la familia, las fronteras políticas, impactan las estructuras del poder y los medios tradicionales de dominación, iluminan el camino de la verdadera libertad para los individuos.

La educación a distancia, elemento clave de la Antimovilidad, rebasa por mucho el propósito y beneficios de este hábito de una comunidad urbana sustentable.

 

TITULOS DE LA SERIE  De la “Movilidad Sostenible” a la Antimovilidad:

Compartir en:

1 thought on “De la “Movilidad Sostenible” a la Antimovilidad: Educación a distancia

  1. Indudable el impacto de la educación virtual en la movilidad. Si bien no es un concepto nuevo, si es la primera vez que se aplica de manera masiva y oficial. El reto está en cómo evitar sacrificar las ventajas del modelo de educación tradicional que transcienden a lo estrictamente académico, por ejemplo, la socialización y sus impactos sobre la tolerancia, la posibilidad de romper con preconcepciones de roles en el hogar, la dependencia de la tecnología o la vanalización de las experiencias virtuales. Cómo no caer en el error de que todos conocemos las funestas implicaciones de la guerra, porque la vimos por televisión… Hay mucho camino aún por recorrer. ¿Es entonces la movilidad el componente a mitigar o deberían serlo los medios actuales de movilidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.