El año de la comunicación para la salud

Santiago de Compostela, España.

Comunicar es conectar con las personas, especialmente cuando se trata de temas sensibles como la salud. 2020 supuso una revolución en el ámbito de la comunicación para la salud. Podemos decir que nos hemos movido y nos seguimos moviendo bajo la siguiente premisa: “La salud importa más que nunca”.

Ha sido uno de los temas clave a nivel mundial. Diría que, igual que en la crisis de 2008 nos volvimos un poco expertos en economía -todos hablábamos del tema; los economistas eran los faros de Occidente a los que seguir, y nos familiarizamos con términos como “prima de riesgo”, “bono basura” o “senda de crecimiento”-, en este último año el público general ha aprendido lo que es una PCR, cómo funcionan las vacunas ARN mensajero o lo que es el Remdesivir, antes términos reservados para los profesionales sanitarios y científicos. Y todo gracias a una intensa labor de comunicación, de acercamiento de los profesionales a la ciudadanía a través de los medios de comunicación, unos medios que, paradójicamente, están atravesando una profunda crisis debido a la bajada de ingresos publicitarios, aun batiendo récords de audiencia en los momentos más críticos de la pandemia.

Recordemos que los datos afirman que un 60% de las personas declara informarse sobre salud en Internet, un 53,8% a través de los medios de comunicación y un 22,3% mediante las redes sociales.

Hemos asistido a un fenómeno de personas interesándose por la noticias médicas a través de múltiples canales y medios -teniendo muchas veces que enfrentarse con bulos abonados por el miedo, el caos, el desconocimiento y la velocidad supersónica de la propagación en las redes sociales, de ahí la importancia de nuevo de la comunicación sanitaria veraz y accesible-, y profesionales asomándose a las pantallas para dar a conocer sus avances en el diagnóstico y tratamiento de una enfermedad totalmente nueva, con giros inesperados casi cada día.

Como en botica, dentro de los profesionales sanitarios hay de todo. Desde aquellos con una extraordinaria capacidad comunicativa hasta aquellos más bien parcos en palabras. Pero todos ellos se han tenido que subir al carro de una digitalización que nos ha arrollado a todos de una u otra forma y de un día para otro.

En el ámbito de la comunicación, el ejemplo más cercano lo tenemos en la explosión de los webinars, congresos virtuales y eventos en streaming en general.  Un médico me decía que, si bien todos estos nuevos formatos, que llegaron en pleno confinamiento con la pátina de la novedad, tienen la ventaja de ahorrar desplazamientos, poseen el inconveniente de la saturación, y que a veces se confunden tiempo de webinar y de trabajo, además de la falta de contacto humano. Quizá cuando la situación se normalice vayamos hacia eventos híbridos o volvamos a los “viejos” formatos en los que las personas tengamos la oportunidad de interactuar para intercambiar conocimientos cara a cara, y más en un sector tan sensible como el de la salud.

Además, desde el punto de vista de la industria MICE, si bien las empresas de streaming y plataformas virtuales están en auge, hemos dejado por el camino al sector de la hotelería, hostelería, azafatas, catering o transportes.

Las marcas del sector salud como por ejemplo las farmacéuticas también han tenido que buscar su lugar en este escenario pandémico, encontrando nuevas maneras de llegar a los profesionales médicos en este contexto de eventos virtuales.

Y el público general también ha tenido que reaprender. Personas acostumbradas a eventos presenciales han aprendido de pronto a conectarse a plataformas digitales y mantenerse informadas vía redes sociales. En mi experiencia con mi equipo, hemos atraído a personas a charlas virtuales, reconvirtiendo ciclos de conferencias que antes eran puramente presenciales.

Como queremos predicar con el ejemplo, el próximo 29 de abril a las 16:00 nos acompañará dentro del ciclo de webinars de Minerva Hispano las psicólogas española María Victoria Canosa e Irene Lumbreras Rodríguez en un un formato de dialogo participativo por el público, quienes nos hablarán de salud mental durante la pandemia, cómo afrontarla de forma positiva y evitar la próxima pandemia de enfermedad emocional y mental.

Victoria ya ha realizado varias charlas en España, y debuta en Mexico de la mano de Minerva Hispano. Podéis registraros en el evento a través del siguiente enlace:

Salud emocional y mental: Evita la próxima pandemia – Bienvenidos (ticketopolis.com)

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.