EN SOLEDAD

Talavera de la Reina, Toledo-España.

Todo está quieto en el parque; enormes bancos de hormigón jalonan los parterres. Es temprano todavía y no transita nadie; una urraca picotea insolente entre la hierba y el trébol y al verme, levanta el vuelo más precavida que asustada.

En uno de esos enormes bancos que parecen sarcófagos, se ha sentado una abuela. Está sola, las manos enlazadas y puestas en el regazo sobre unas ropas talares; está mirando al frente, a no sabe qué y parece no importarle nada.

Tiene erguida la espalda, recta, como si no se quisiera dejar vencer por la vida que se escapa. Me paro a observar un poco más de cerca y veo su rostro, sus profundas arrugas y sus ojos que, ocultos tras las gafas, esconden una mirada ausente, un desengañado afán y algunas lágrimas furtivas. Tiene que ser dura la soledad y amarga; sola en casa, sola entre la gente, sola en el parque.

Lo cierto y verdad es que nos pasamos la vida abrazados a la rutina, esclavos de un sistema que nos mantiene clavados en las costumbres más absurdas y alienantes, persiguiendo sueños que nunca se llegan a cumplir, soñando con un mundo que no ha sido diseñado para nosotros; enredados en una palabrería zalamera y engañosa.

Se nos pasa el tiempo buscando aquí y allí sin encontrar  nuestro sitio porque realmente no sabemos qué buscar; tan grandes son nuestras orejeras. Cuando un buen día, cansados ya de no encontrar lo que queremos, completamente solos, vencidos y desalentados, dejamos de buscar, es que ya estamos maduros para la renuncia y el tedio, listos para morir.

Compartir en:

1 thought on “EN SOLEDAD

  1. Nos hacen caminar siguiendo un rumbo marcado de antemano, con la ventaja de conocer nuestras debilidades humanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *