España 23 de febrero

CDMX, Mexico.

El año de 1977 marcó un parteaguas en la relación Mexico-España pues, aunque durante 38 años no hubo relaciones diplomáticas, la convivencia de mexicanos y españoles fue extraordinaria, sin embargo, la reanudación de relaciones diplomáticas le dio un nuevo impulso a la relación económica entre dos pueblos que crearon la mezcla más grande de españoles y americanos que existe en la actualidad.

Las inversiones entre ambos países se fortalecieron y un ejemplo de ello es la empresa Freixenet, que produce cava (champaña o vino espumoso) en San Juan del Río, y es una manifestación plena de la apuesta a largo plazo que realizaron los empresarios españoles en México pues, independientemente de que su producción está orientada a satisfacer el mercado mexicano de vino espumoso, su exportación, únicamente a Japón, es de más de 1 millón de botellas anuales.

El origen de esta relación tiene como base la enorme emigración que muchos españoles realizaron, dejando atrás a su Patria y que vinieron a México en busca de oportunidades, trayendo consigo un cargamento de ilusiones, inquietudes y temores a lo desconocido.

En esos cinco siglos, mexicanos y españoles habían compartido una historia, una lengua, una cultura, así como ricas y ancestrales tradiciones. Por eso, para los mexicanos, los españoles tienen un lugar muy especial entre las múltiples nacionalidades que se establecieron en nuestro territorio y, en la actualidad, nuestra convivencia es el reflejo de los lazos ancestrales que nos unen con la “Madre Patria”, lo que nos ha permitido desarrollar toda serie de actividades basadas en la extraordinaria amistad, comprensión y comunión de intereses generadas a través de los años.

Numerosas personalidades visitaron el Pabellón de México, debiendo destacar de una manera muy especial, al Vicepresidente del Gobierno para Asuntos de la Defensa de España, General Manuel Gutiérrez Mellado, al que fue un gusto enorme atender por su afabilidad, así como su conocimiento e interés en nuestro país. En la fotografía que incluyo a continuación, aparezco dándole la bienvenida al Pabellón de México en la FIB’80.

En nuestra conversación, adicional a hablarle de México como un socio comercial de primera y las bondades que ofrecía para la inversión, le comenté que ya había tenido el gusto de conocerlo en la Embajada de México en Madrid, durante la visita que realizó a España el General de División Félix Galván López, Secretario de la Defensa Nacional de México y de su secretario particular, el Coronel Javier del Real Magallanes, en la ceremonia en la cual, el Vicepresidente del Gobierno le había impuesto una condecoración.

En relación con la fecha que señalé al principio de esta nota, me permito comentar que, de acuerdo con el diario El País, el 23 de febrero se cumplen 40 años del intento de Golpe de Estado que sufrió España en 1981, y con el cual terminó la transición y empezó la democracia encabezada por tres hombres: Adolfo Suárez, Presidente del Gobierno; Santiago Carrillo, Secretario General del Partido Comunista Español; y el General Manuel Gutiérrez Mellado, Vicepresidente de Gobierno, quienes mientras los golpistas irrumpían en el Congreso Español, ordenando a tiros que los parlamentarios se tirasen al suelo y todo el mundo se refugiaba de las balas bajo los escaños, estos tres hombres se negaron a obedecer, inclusive, el General Manuel Gutiérrez Mellado enfrentó a los golpistas para contenerlos, de una manera muy valiente.

Asesor de diversos organismos empresariales, consultor en comercio exterior e inversión extranjera, y Catedrático de Comercio Internacional en la Universidad Anáhuac.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.