Extensión de la ciudad o repoblación del espacio urbano rural

Talavera de la Reina, España. Algunos artículos y opiniones, de reciente aparición y a propósito de la Covid-19, aseguran que el diseño de las ciudades a lo largo del siglo XX ha tenido más que ver con la protección de la salud que con cualquier otra cosa.

Mirado desde la problemática que hoy nos ocupa,  el diseño urbano, como protección de la salud, pudo ser una solución temporal; pero es evidente que  el modelo de grandes ciudades, de extensas conurbaciones, al que hemos llegado no parece la mejor solución para frenar una pandemia.

Hoy, con la Covid-19 como referencia de todo, la asociación  entre pandemia y urbanismo, bajo el  concepto, la ciudad post covid, ocupa mucho espacio en los distintos medios de comunicación

La gran mayoría de las reflexiones sobre este tema apuntan hacia una ampliación del espacio urbano, como mecanismo para garantizar el  “distanciamiento sanitario”, que es como se debe  denominar, y no  “distanciamiento social”, que es el que más se está utilizando. Este, el “distanciamiento social”, es otra cosa y  nunca debería producirse.

Esa ampliación de las grandes ciudades, solo sería posible con la urbanización de nuevas y amplias superficies de suelo o la reconversión de parte del actualmente urbanizado. Con ello, pese a que a priori pudiera parecer lo contrario, las  ciudades se me antojan  social, económica y ambientalmente menos sostenibles; y, además, la disgregación o desintegración de unos espacios y otros (laborales y residenciales) crearía nuevos problemas sociales y de sostenibilidad.

Por otro lado, como solución inmediata, no parece de fácil implantación; pues no debemos olvidar: la  realidad urbana preexistente, las importantes inversiones que se necesitarían, sin claras posibilidades de compensación vía retorno especulativo, y la ruptura con el modelo de ciudad que hasta ahora se planteaba, como solución a otros problemas (grandes aparcamientos en las periferias y acceso en transporte público a los espacios centrales de las ciudades, por ejemplo). Quizá podamos encontrar soluciones más inmediatas.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.