MONARQUÍAS, AUTOCRACIAS, DEMOCRACIAS Y ALGUNOS IMPERIALISMOS

Talavera de la Reina, Toledo-España.

Ya van quedando un poco lejos aquellos tiempos en que los grandes capitalistas  y hombres de negocios creían ver en la democracia una perturbación para la vida sensata de los pueblos. Los liberales, los progresistas y los demócratas eran sistemáticamente desprestigiados, satanizados, -cuando no perseguidos-, encarcelados o condenados a muerte (caso de Castelar en España). Con los medios a su alcance hacían creer al pueblo que la democracia era más tiránica que la monarquía.

Corría el siglo XIX y ya la oligarquía financiera movía su maquinaria propagandística con la sana intención de proteger sus intereses y sus privilegios. Pero “como no se pueden poner puertas al campo” y la miseria generalizada lleva a los pueblos a derribar murallas, pues estos mismos prohombres muy a su pesar empiezan a dar concesiones y a adoptar nuevas formas de gobierno que enmascaran su falta de escrúpulos y les permiten seguir en lo alto de la pirámide. Así llegan las repúblicas más o menos democráticas y las democracias burguesas. Pero también las dictaduras y los movimientos revolucionarios.

Como decía al principio, aquellos movimientos liberales y progresistas nos quedan lejos y ya es sabido que cuando olvidamos la historia estamos condenados a repetirla. Ahora después de tantos avatares, contemplamos con estupor mal disimulado que aunque el decorado sea otro y otras las circunstancias nada ha cambiado en realidad.

Si ayer se satanizaba la democracia hoy se sataniza de idéntica forma cualquier intento de transformación social: cualquier partido político u organización, popular o no, que pretenda plantar cara al neoliberalismo rampante y criminal que nos gobierna y que pueda tener un mínimo de posibilidades de cara al electorado, será atacada, denigrada, insultada y al final perseguida.

Inventarán todo tipo de embustes, crearán falsos dossieres policiales y los mandarán al socorrido pozo del socialcomunismo bolivariano que ahora está tan de moda; todo en nombre del bien común y de la libertad de elección.

Pondrán de ejemplo de todos los males a aquellos países que les han plantado cara y no se han dejado doblegar; dictaduras horrendas donde impera el desabastecimiento y la ruina. Pero nada dicen de los bloqueos asesinos a que los tienen sometidos.

Nada dicen de los bombardeos indiscriminados sobre civiles indefensos ni del robo descarado de sus recursos. Acabarán vendiendo el planeta ya esquilmado a alguna multinacional de Saturno o quién sabe si de la galaxia de Andrómeda. Todo por el beneficio. “Poderoso caballero es don dinero”.

Aquella máxima que alentó viejas esperanzas de un mundo mejor “proletarios del mundo uníos” ya no tiene cabida. ¿Por falta de proletarios? De todas formas dejemos una espita abierta a la esperanza y recordemos los versos de Machado:

…Está el ayer alerto

al mañana, mañana al infinito,

hombres de España, ni el pasado ha muerto,

ni está el mañana – ni el ayer – escrito.

Compartir en:

1 thought on “MONARQUÍAS, AUTOCRACIAS, DEMOCRACIAS Y ALGUNOS IMPERIALISMOS

  1. Tal cual, Benja. Nada ha cambiado; en lo único que hemos avanzado es en tecnología y…. tengo mis dudas sobre si llamarlo avance.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.