NO SOLO HAY UNA FORMA DE GANAR

Merida, Yucatan-Mexico.

Es increíble como el mundo las percepciones pueda distorsionar algo tan sencillo como la definición de ganar, ya que en la vida, no existe un tablero que nos diga cuántos puntos llevamos.

La vida es más compleja que solo un marcador de puntos. Asumo que, si viera mi vida en un recuadro, de entrada, no sería uno, sino varios. En mi caso particular, creo que la vida tiene varios pilares importantes tales como la salud, el legado, la salud mental, la familia y claro el aspecto económico.

Cada segmento puede ser el más ambiguo, y déjame decirte que todos lo son, porque su valor depende del que cada uno le da a dichos pilares. Cada persona valora algo distinto según su educación, ideales e incluso la ubicación geográfica, ya que para mí lo que puede ser importante como el legado, para otra persona puede ser más importante sobrevivir. Por eso repito, esto es súper interesante, pero a la vez complejo.

Algo que sí me queda claro y quizás es la razón principal por la que escribo este artículo, es que para mí no hay un todo o nada, blanco o negro. En este rubro entenderé que las tonalidades son más que importantes. Más aun sabiendo que no hay una métrica clara de nada.

Ejemplos:

  • Si no eres el CEO de una compañía transnacional, esto no te quita de ser un gran líder.
  • No necesitas ser multimillonario para vivir feliz.
  • No necesitas tener una gran empresa para ser un empresario respetado.
  • Para mí no hay el ser un buen padre o un mal padre, sabiendo claro está, que no existe una receta secreta que llevemos al pie de la letra.
  • No se necesita un bestseller para ser considerado un gran escritor.
  • No se necesita ganar un Oscar para ser considerado un buen actor.

Muchos de nosotros, al querer emprender alguna de las tantas cosas que nos apasionan o incluso que son nuestras responsabilidades, nos cuestionemos si vamos a lograr eso que tanto anhelamos. Hay una voz interior que nos dice que no vamos a lograr los grandes éxitos que esperamos, lo que nos impide de manera sistemática actuar.

En otras palabras, tomemos más acción y no esperemos ser perfectos. Al final de día, lo importante es que nosotros sintamos que logramos algo en nuestros propios tableros, no en los tableros de los demás.

En la película Moneyball de Brad Pitt, se hace hincapié que lo importante en el baseball no sólo es hacer un home-run para ganar, sino hacer carreras. Lograr que tus jugadores lleguen a las bases, te daba más posibilidades de ganar partidos.

Así que deja de querer hacer un home-run y empieza a batear más, ¿no crees?.

En lo personal siempre voy a preferir haber entrado al juego, que haberme quedado en las bancas viendo como alguien más jugaba.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.