Poniendo límites en nuestras relaciones

Villahermosa, Tabasco-Mexico.

En nuestra vida diaria vivimos creando nuevas relaciones con nuestro entorno. Estas se dan tanto en la vida profesional como en la personal y aunque muchas veces pensamos que en ellas hay un claro control entre lo que está permitido y lo que no, basta un comentario o acción fuera de lugar para darnos cuenta que los límites no siempre parecen claros para todos.

Hoy más que nunca podemos notar como las formas de interacción humana se han visto modificadas ante la pandemia por COVID-19. El contacto con otros ha pasado de ser físico, a ser en línea casi en su totalidad. Y si bien la comunicación no siempre ha sido nuestro fuerte, este déficit es más notorio cuando solo podemos encontrarnos a través de espacios digitales.

Tal es el caso de la modalidad de trabajo “home office” que ha sido un sueño hecho realidad para algunos, pero una pesadillas para otros. Y es para muchas personas es difícil pintar una línea para separar las horas de trabajo y las horas de ocio en casa. Podría parecer más sencillo cumplir con nuestras responsabilidades desde el hogar, pero la realidad es que también nos enfrentamos a varios obstáculos tal y como cuando trabajamos desde la oficina.

Estamos siendo parte de una nueva cultura en donde si no contestamos mensajes o mails al momento parecemos desinteresados en nuestro trabajo. O en donde se nos pide “disponibilidad” aunque esta no siempre sea en los horarios laborales. Es aquí donde surge la necesidad de esclarecer nuevos límites o reglas para poder afrontar estas nuevas modalidades de trabajo. Y  es que aunque algunos trabajos son más demandantes que otros, también es necesario un tiempo para hacer login off.

En cuando a nuestra vida personal, muchas veces entre más cercanos somos a otra persona, más se borran ciertos límites que hacen que muchos actos parezcan justificados por provenir de nuestra familia o por personas que conocemos desde hace años. Sin duda, es estas situaciones es mucho más incómodo hacer notar nuestro descontento hacia ciertos comentarios o acciones, pues tenemos miedo de dañar nuestras relaciones.

Es por ello que sin importar la cercanía que tengamos o nuestro de nivel de compromiso con el trabajo, marcar límites en acciones que encontramos fuera de lugar o incorrectas es muy importante. Una buena forma de hacerlo es hablarlo al momento y también ser claro respecto a como esto nos afecta. Incluso es valido argumentar respecto a como nos hacen sentir a nivel emocional, ya que al final del día los demás no saben como nos sentimos a menos que lo externemos.

Lo más importante es perder el miedo a poner límites y dejar en claro nuestra postura ante ciertos temas, ya que es una forma de cuidar de nosotros mismos, nuestras emociones, así como de nuestra salud física y mental. De esta forma podemos evitar mayores conflictos a futuro, tensión y estrés que obstaculizan la convivencia a nivel laboral y personal.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.