Reforma eléctrica y el poder del Estado

CDMX, Mexico.

La iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica mexicana fue aprobada el día 3 de marzo del año en curso por el Senado, y con esta aprobación previa a la de la Cámara de Diputados, queda firme la iniciativa del presidente de México.

¿Qué implicaciones tendrá? ¿Por qué la reforma? ¿Qué consecuencias jurídicas y económicas tendrá para la población? ¿Es de verdad tan importante y relevante el concepto de soberanía eléctrica?

Solo el tiempo nos dará las respuestas, sin embargo, quiero reflexionar con usted amable lector, una cuestión de fondo de esta decisión por parte del gobierno en turno, y esto es, ¿se impondrá una nueva ideología política y económica en México que concentre el poder y que de alguna manera nos lleve hacia el pasado? ¿Será esta “nueva” y añeja ideología eficiente para acabar con las desigualdades de México?

La pregunta no es ociosa desde el punto de vista del desarrollo y la democracia, lo que quiero decir con esto es que la historia nos ha traído hasta aquí como humanidad y como parte de una visión occidental en la que la concentración del poder, la rectoría inflexible de la economía por parte de los políticos y la falta de competencia y libertad económica han resultado ser ineficientes, al menos en el pasado.

La evolución, las reformas de libertad económica y las políticas públicas de corte económico liberal, han sido menos perjudiciales que la rectoría económica del Estado salvo contadas excepciones que, como China han “sacrificado” la democracia y la libertad de expresión, en favor del control estatal de la economía que ha terminado por dar resultados aparentemente “positivos” de cara a la reducción de la pobreza.

Es importante recordar lo que el presidente de México ha dicho en más de una ocasión y es: “el poder económico volverá a estar en manos del poder político”. Esto significa que la intervención del Estado volverá a estar en el centro de la toma de decisiones. La reforma eléctrica tiene justamente este mensaje “oculto” y que resulta relevante considerar para las próximas decisiones del presidente y su partido MORENA.

Esto no necesariamente es malo, como algunos opositores lo refieren. Sin embargo, lo que sí, no resulta tan claro, es si el presidente tiene un plan “B” en el caso de que sus propuestas no resulten eficientes y adecuadas a la necesidad del país que más tratados de libre comercio tiene firmados en el mundo.

De acuerdo con el Consejo Coordinador Empresarial organización patronal mexicana, la reforma encarecerá en unos 63,000 millones de pesos la generación de energía eléctrica, pero la combinación de decrecimiento económico junto a unas finanzas públicas poco sanas pueden ser una combinación mortal.

Espero que el gobierno tenga un plan más allá de utilizar las viejas recetas de la rectoría económica del Estado y que terminen estas por beneficiar a unos cuantos de la clase política morenista como es el caso de Venezuela o del Partido Comunista de China.

Compartir en:

1 thought on “Reforma eléctrica y el poder del Estado

  1. Nora, Te envío un cordial saludo excelente trabajo como siempre mi admirado doctor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *