¿SI NO ES HOY? ¿CUÁNDO? PARTE #1

Merida, Yucatan-Mexico.

Procrastinar. Muchos sabemos que es un problema, ya que nos sucede a todos, pero te has preguntado ¿cuáles son las razones de este fenómeno?.

Muchos sabemos que estas acciones que procrastinamos, que vulgarmente se dice “pateamos”, son importantes o pueden hacer la diferencia en nuestras vidas o negocio. Y si lo sabemos ¿por qué nos damos el lujo de postergarlas?

Desde mi punto de vista existen dos razones: una de ellas es el miedo y la otra, es la falta de consecuencias por no hacerlas.

El miedo siempre se menciona y creo que hay material de sobra en cualquier red social de tu preferencia. Sin embargo, de las otras dos no se habla tanto. Es más, creo que ni se consideran, por eso profundizaré al respecto.

Piénsalo un momento. Si te diera miedo hacer algo, pero tuvieses detrás de ti alguien que estuviera todo el tiempo obligándote a actuar ¿procrastinarías?

Te pongo unos ejemplos:

En un trabajo, si no entregas un proyecto, por mucho que lo postergues, tienes una fecha límite, y lo más seguro es que tu jefe inmediato esté dándote seguimiento todo el tiempo. Te seguirá hasta que el hartazgo te obligue a entregar dicha actividad. Sin dejar de mencionar que debes tener juntas de revisión de avances, y seguro que si no lo entregas, tendrás consecuencias severas por no hacerlo.

En otras palabras, podrás patear la actividad un tiempo, pero llegara un momento en que habrá consecuencias. Por mucho que no lo quieras hacer, no te guste lo que haces o tengas miedo de hacerlo, tendrás que terminar tu actividad.

El problema es que cuando es algo tuyo, un negocio, un libro un curso, lo pasas a tercera prioridad, ya que es pesado. Incluso subes actividades en la cadena de pendientes, que no tienen ni de cerca la misma importancia, como descansar viendo la televisión, dedicarle un tiempo de concentración a leer un libro o salir con tus amigos. Sobre todo sabiendo que si no realizas la actividad propia, no hay consecuencias.

Si vas al gimnasio, hay una gran diferencia a ir por tu cuenta, a que, si tienes un entrenador o vas con tus amigos. El solo hecho de tener esos ojos adicionales mirándote, te presiona a que tomes la decisión de no postergar.

Así que considera este punto para la siguiente vez que procrastines. Evalúa, si ponerte una consecuencia cercana, hace que evites caer en este pecado. Más aún cuando es algo importante o puede literalmente cambiar tu vida.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.