Una divisa que aún no colapsa

Quintana Roo, México.

En común escuchar que se espera el colapso del valor de dólar americano desde hace más de una década, dando lugar a una nueva era del patrón oro. Después de la crisis financiera de 2008, se han hecho pronósticos catastróficos que no se han cumplido hasta el momento en este sentido.

Claro, estos comentarios cuestionan a la nueva teoría monetaria moderna (Modern Monetary Theory, ridiculizada como More Money Today, “Más Dinero Hoy”), que implica estímulos monetarios con la intención de reactivas las economías, es decir, lo que se conoce como imprimir dinero (de la nada), y que en consecuencia alimenta burbujas de diversos mercados, desde el inmobiliario hasta los bursátiles, con una esperada pérdida del valor del poder adquisitivo de la divisa. El tema no evidente en estos pronósticos es que hay muchos intereses en que esto no ocurra.

Si bien el dólar americano ha venido perdiendo espacios frente a otras divisas, como en el comercio internacional. Un punto importante a tener en cuenta es que paradójicamente, quienes aparentemente deberían estar a favor de que el dólar americano pierda su status de divisa de reserva predominante, hacen maniobras que lo fortalecen.

Por ejemplo, en octubre China, a través de Hong Kong, vendió bonos denominados en dólares americanos por un valor de seis mil millones. Que se suma a otras subastas previas. La compañía ANT Group, realizó una oferta pública inicial de 34.4 mil millones de dólares, la más grande del mundo hasta el momento. Independientemente de la controversial operación por su sobrevaloración y el elevado apalancamiento de los diversos compradores.

Parecería Hong Kong, es decir China, no quiere que el dólar americano pierda su status de divisa de reserva. Tal vez estas maniobras sean parte de políticas no oficiales de la administración de conflictos no convencionales tanto para la contención como la protección propia. Este último tema requiere una revisión aparte.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.