Valores y marca personal

Ourense, España.

¿Alguna vez te has parado a pensar cuáles son los valores con los que te conduces?

Cuando estamos en un proceso de desarrollo de marca personal es necesario revisar primeramente los valores por los que nos definimos. Los valores son las guías morales que rigen nuestros comportamientos. Habitan en lo más profundo de nuestro ser. Provienen de la educación, el contexto, las vivencias, las personas con las que nos hemos ido encontrando, así como diferentes inputs, que crean todo un sistema del que echamos mano en nuestro día a día.

En definitiva, es aquello que nos caracteriza, que los demás reconocen en nosotros y que aflora en cualquier contexto profesional y personal. Como nos comportamos en una situación nos comportaremos en todas, ya que es muy difícil desligar unos ámbitos de otros, todo está interrelacionado. Nuestros valores atraviesan nuestras acciones de forma transversal.  Por ejemplo, dicen que puedes averiguar mucho de alguien por como trata a los camareros 😉

Aterrizando un poco más el concepto, los valores son nuestro código de conducta. De aquí emergerán muchos de nuestros atributos personales. Es decir, si en nuestro sistema está el valor del esfuerzo, dentro de nuestros atributos seguramente estará la capacidad de trabajo.

Conocer nuestro sistema de valores es una de las primeras tareas que debemos hacer cuando iniciamos nuestro proceso de desarrollo de marca personal. De muchos de nuestros valores ya seremos conscientes, pero otros quizá tendremos que preguntarlos a nuestro entorno, acerca de cómo nos ven. Puede que ellos capten en nosotros formas de comportamiento habituales de las que no somos conscientes. Con este ejercicio de reflexión personal y pregunta a nuestra familia, colegas, compañeros de estudios…obtendremos una fotografía completa de qué estamos emanando ante el mundo.

Los valores se demuestran sobre todo en situaciones de estrés. Recientemente en nuestro equipo tuvimos un proyecto altamente retador que requirió de muchas horas de trabajo para poner organización. En nuestro equipo priman los valores del esfuerzo, la responsabilidad, la excelencia y la ética del trabajo bien hecho. El resultado fue un cliente satisfecho que no solo nos felicitó por un trabajo bien acabado a nivel técnico, sino por nuestra implicación y calidad humana, al atender sus necesidades por encima de las expectativas.

Cuando los valores están alineados con los comportamientos es cuando se produce el éxito en los proyectos.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.